martes, 6 de mayo de 2008

Hoy visitamos Kyoto

En poco más de media hora llegamos a Kyoto, desde la estación de Nagoya central. Después tocó buscar el hotel, que en teoría estaba cerca de la estación central, de hecho teníamos un mapa para facilitarnos la vida, pero nos tocó patear bastante hasta dar con él. Tuvimos lío para coger las habitaciones porque no habíamos hecho reserva, algo poco inteligente teniendo en cuenta las circunstancias. Al final pudimos arreglarlo; de los 4 días, el primero estuvimos en habitaciones individuales para fumadores, la segunda una doble de no fumadores y la tercera y cuata en individuales no fumador. Fue una pesadez tener que cambiar casi todos los días las maletas y la llave, pero eso mejor que quedarno en la calle. Las custro noches me costaron del orden de 27.000 yenes, con desayuno buffet libre e internet de banda ancha. Lo único que me pareció raro fue la habitación de fumadores, ya que estaba preparada para dos personas y no una, me explico, la cama más ancha, había dos yukatas, doble de enseres de baño, toallas...; le llamaran de fumadores pero yo creo que le deberían de llamar de otra manera, para vosotros dejo la correcta definición.
Tras dejar las maletas en recepción nos pusimos en camino, era el primer día en Kyoto y había que aprovecharlo. Anduvimos hasta morir, y luego, seguimos otro poco más. Lo mejor es que vaya contando sobre las fotos:

Castillo de Nijo:




Lee en los jardines del castillo (también conocido por el sobrenombre del eslabón perdido del chino cudeiro)



Alrededores del palacio





Templo Yasaka, Chionin y parque Maruyama






Bolas espectrales y fuegos fatuos en el parque Maruyama (juju)





Con esto acabó el día. Al día siguiente tocaba conocer a unos colegas de Lee, también chinorris, pero lo cuento en otra entrada. Chaus
Dicho esto, adios, salud y República

1 comentario:

alberto dijo...

Qué bonito!!!!!!!!! Kyoto. Merece la pena verlo, si. A ver si voy para allá con Irene y lo vemos. Una ciudad llena de tradición.