domingo, 19 de abril de 2009

De nuevo finde y tenemos plan

Y el plan se llama: vamos a Osaka a la tineda de Ikea. Puede sonar mal así a bote pronto, pero ha sido un fin de semana entretino y sobre todo curioso.

6 y media de la mañana, sábado, me levanto infernalmente pronto porque me avisaron el día anterior que salfríamos a primera hora, aunque al final no pillamos camino hasta las 8 y algo de la mañana. Osaka está a unas 3 horas en coche, pillando la autovía y teniendo en cuenta que en Japón el límite está en 100 km/h y la gente lo respeta, y como gran parte de la autovía pasa sobre puentes o altos de montañas, las curvas están limitadasa 60 km/h. La distancia vienen siendo unos 190 km/h más o menos.

La ida fue entretenida, en primer lugar porque fuimos 6 en el coche de Minami, del que podréis ver una foto, hasta que llegamos a una gasolinera a las afueras de Nagoya donde nos esperaba un colega, Takachan, con su coche. Allí nos repartimos de manera más razonable. Fui en el coche de Minami, junto con Natsuko y Shihoko.

Osaka es la segunda ciudad por tamaño de Japón, y el centro es una pasada, llena de rascacielos y casi tan metropolitana como Tokyo. Para llegar a Ikea atravesamos el centro y es una pasada, de hecho Minami también estaba entantada la mujer porque no había estado nunca por allí.

Llegamos a Ikea y allí nos reunimos con una chica de Kyoto que se llama Ako, muy maja. Nada más llegar a Ikea comimos, en el buffet que tienen a la entrada, y luego nos pusimos a mirar la exposición de mueble. Yo no tenía nada que comprar pero Yukako y Daisuke se hincharon; así luego volvieron los coches hasta los topes.

Se hizo ya media tarde cuando acabamos con Ikea, y la gente decidió ir a mirar tiendas de ropa en la zona "fashion" de Osaka, muy al estilo de Oshu Kannon. Tampoco encontré nada que me llamase la atención. Después nos fuimos a cenar a una zona céntrica de restaurantes, y entramos en uno donde hacían Okonomiyaki, una especie de tortilla pero sin patatas y con verduras. Una pasada, porque las mesas tenían una especie de sartén donde los camareros freían allí mismo la comida. Interesante y muy rico, tampoco caro.

Se hizo tarde, eran eso de las 10 de la noche y en teoría nos quedaba un viaja de regreso, pero resulta que Daisuke es de Osaka, y nos dijo que si queríamos pasar la noche en su casa y conocer a la familia. Allá nos fuimos. Fue muy entretenido, sobre todo a la hora de dormir porque fue al más puro estilo camping, forramos toda la habitación con futones y allí dormimos cinco: Daisuke, Yukako, Minami, Shihoko y el menda (Natsuko ya no estaba porque había quedado con unos cologas; ella estudió en la universidad de Osaka).

La familia de Daisuke fueron muy amables; son dueños de un restaurante y nos invitaron a comer y todo.

Después de comer, a eso de las 12 y algo, ya nos volvimos, y a eso de las 2 y media llegamos a Nagoya. De camino vimos un accidente, un coche volcado del otro lado de la autovía; el japo estaba bien, pero tenía cara de susto el pobre.

Nada más llegar, subir la cosas y adecentarse un poco, me fui a comprar ropita que me estaba haciendo falta. Hoy como que no me apetece, pero otro día le saco una foto para que la veáis y me digáis si os gusta o no.

Dicho esto, adios, salud y República.

Sorpresa de última hora: se me ha ofrecido jugar en un equipo de FUTBOL, os mantendremos informados del despropósito.

Fotillos varias:

Yukako y Takachan en el restaurante de Okonomiyaki


De izquierda al otro lado: Shihoko, Ako, Minami y Daisuke (en el restaurante)


Camping en casa de Daisuke (Los brazos sin troco son de Minami)


Daisuke, hermano y primito en el restaurante de la familia


Foto de pandilla en el restaurante de la familia Kotobuki (a algún friki le sonará ese apellido por cierto manga, pero estos no son polis)


La panda frente al restaurante


Papis y mascotas de Daisuke, y Yukako también.


El carro de Minami, donde llegamos a ser 6 (ojo que pillaba los 120 eso sí, cuenta abajo)

1 comentario:

Oscar dijo...

Otra vez por tierras niponas?? Qué vicio le has pillado...!
Un abrazo y sigue informándonos de todo.