sábado, 22 de marzo de 2008

Hoy sábado a Nara nos vamos

Buenas, este Sábado he tenido la oportunidad de visitar Nara, una ciudad que fue capital de Japón en el pasado. Esta vez no fui solo, acompañé al jefe y familia, y la verdad es que esto de hacer turismo, si se hace acompañado, gana enteros. Buenos comencemos por el principio.
Suena el despertador, son las 6:30 de la mañana, aunque yo ya llevo medio despierto desde las 6:00, más o menos cuando empezó a amanecer (aquí no es como en España, la hora no está cambiada respecto al Sol). Rápidamente me preparé porque para las 7:20 se marchaba el primer autobus desde Kotaniguchi, la parada más cercana ya que los fines de semana y festivos el bus no pasa ppor aquí, por lo que no me quedaba más remedio que bajar el monte a pie. Después me monté en el tren hasta la estación de Nagoya, la primera vez que la visitaba; es muy grande y está rodeada por un centro comercial. No me detuve mucho porque había quedado con el jefe a partir de la 9:00 en la recepción de su hotel. Mientras esperaba, porque llegué pronto, me senté en uno de los asientos de la recepción, y fue curioso ver a un hombre, que creo que era indio, sobando allí todo repanchingado en un sillón cercano, bajo la atenta mirada del que parecía el jefe de por allí, que no parecía demasiado a gusto con la presencia del susodicho aunque no le dijo nada (yo me fui antes de saber si le daban la patada o no). También me doy tiempo a ojear un periódico que había por allí, y me quedé asustao, no porque estuviese en japones porque eso era de esperar, si no por lo contenidos; de las 16 páginas que tenía una o dos de noticias, y las cuatro últimas de deportes, pero en medio eran todo resultados de apuestas y anuncios de prostibulos varios, sin cortarse un pelo con las fotos (eso sí, aunque saliesen con ropita de colegiala ponía que todas eran mayores de edad). Ese debía ser el periódico de la Yakuza, daba miedo verlo.

Me encontré con Luis, su mujer y su hijo, me presenté y nos fuimos de camino a la estación. Para ir a Nara teníamos que coger el Shinkansen, que es parecido al AVE, hasta Kyoto, y allí cambiarnos aun tren normal hasta Nara. Ida y vuelta hasta Nara me costó 14.000 yenes. Lo del Shinkansen es muy espectacular, no porque sean muy distintos al AVE, si no porque parece el metro a lo bestia, ya que cada 10 minutos o menos pasa uno, y todos bien llenos. Hay 3 tipos, los Nozomi, los Hikari y los Kodama; los 2 últimos se pueden usar con el Japan Rail Pass, y son practicamente iguales que el Nozomi, solo que es posible que hagan algunas parada más.
Tras el viaje, salimos de la estación de Nara, caminamos por lo que parecía la calle prinipal hasta que encontramos una oficina de turismo donde nos hicimos con varios panfletos y mapas, curiosamente alguno de ellos en español. Visitamos varios templos, entre ellos el templo de Todaiji, muy famoso por albergar el buda de bronce más grande del mundo (realmente espectacular). Todos estos templos están en un parque/bosque enorme, muy bonitos, con muchos árboles distintos, entre ellos cerezos que empezaban ya a florecer. Una de las atracciones principales es ver a los ciervos de Nara, ya que están domesticado y hay sobre unos 1500 en todo el parque, caminando al lado de los turistas que compraban una especie de galletas para darles de comer. A mediodía fuimos a comer a una casa de te, lo más típico de japón; era una casa pequeñita donde las dueñas debían de vivir también. Estuvimos en una habitación individual de tatami, donde las dueñas, vestidas con los kimonos nos trajeron la comida. Estaba rica y era muy variada, pero el te no me acaba de convencer, no me gusta nada de nada, y ellos no hacen otra cosa que tomarlo; que se le va a hacer. Estuvimos en Nara hasta casi las 6 y para las 8:30 ya estabamos en Nagoya. Después fuimos hasta el templo de Osu Kanon y hasta el distrito comercial, pero como ya era bastante tarde estaba casi todo cerrado, quitando los restaurantes, por lo que aprovechamos para cenar allí.

Tras la cena, ya nos despedimos porque íbamos en direcciones contrarias. Una pena que se tengan que ir, me lo pasé muy bien el sábado. Creo que mejor que lo narre es ver las fotos, aquí las pongo, chau.


Templo Kofukuji y pagoda de 5 pisos


Ciervos de Nara


Feria cerca del parque de Nara


Casa tradicional japonesa


De camino a Todaiji




Guardianes del templo (son grandes, unos 10 metros)


Entrada principal de Todaiji




Más guardianes




Templo de todaiji




El Gran buda




Guardianes dentro del templo


Comiendo en la casa de te




Camino al templo sintoísta de Kasuga





Otros templos

1 comentario:

alberto dijo...

Por lo menos te has distraído un poco y siendo una "visita guiada" habrás disfrutado mucho más que si hubieses ido sólo.