lunes, 17 de marzo de 2008

Un lunes intenso

Pues eso, este lunes ya pintaba cansado y así ha sido; mucha juerga para un solo día. Todo empezó cuando tocó el despertador del movil a las ocho de la mañana, me levanté, hizo todo lo que hago después de levantarme, y a continuación continué haciendo todo lo que hago después de acabar con lo que suelo hacer después de levantarme. Dicho esto, me fui para el curro, eran sobre las 9 de la mañana, y me puse a repasar la presentación que en menos de una hora tenía que hacerle al plantel al completo del grupo de altas temperaturas del LHD (así de entrada hasta el nombre acongoja). Cuando estaba a medio repaso, el jefe Watanabe llamó a la puerta acompañado del jefe Luis, ya que esta semana se ha dejado caer por aquí con la familia. Un par de saludos, acabar el repaso y llegó la hora de la reunión. Los lunes por la mañana, a eso de las 10:30 hasta las 12:00, más o menos, tienen lugar estas reuniones donde se van presentando las obras y milagros del grupo, y esta vez uno de los enmarronados era el menda (las reuniones son en japonés, solo los gaijines hablamos en inglés, aunque me armo de valor y me quedo a escuchar a todo el mundo aunque me entere de la mitad de la mitad. Llegué pronto, bueno, cinco minutos antes de media como hago siempre, cuando todavía está la sala medio desierta; no me adelanto por tomar un buen sitio, porque siempre me siento en el fondo donde nadie suele reposar las posaderas; creo que lo hago por costumbre. Comenzó la reunión, tomando la palabra el jefe del grupo, el que se parece a Takeshi Kitano (el de humor amarillo), luego dos breves resentaciones más, y finalmente, cinco minutos después d eque Luis se personase en la reunión llegó mi turno.
La verdad es que las circunstancias imponían, mi primera presentación en inglés, ante un público repleto de doctores que algo sabían del tema, mi jefe al tanto de cuantas barbaridades salían de mi boca para luego agradecermelo a base de collejas, y supongo que más cosas que, en realidad, te importan un carajo cuando empiezas a hablar y solo te preocpas de hacerte entender. Primero, para dejarlos contentos, hice una pequeña introducción en japonés (pa chulo yo), donde vine diciendo lo siguiente: Mada watashi no nihongo wa taihen warui dakara eigo de anashimasho..., sugi no hanashi kamo shirenai... (traducción: Mi japonés es todavía bastante malo por lo que hablaré en inglés, y tal vez en la próxima charla...). Les hice gracia, se rieron un poco, el ambiente se relajó y empecé a largar como un cosajo palabrejas varias sobre mi trabajo. No tardé mucho, lo finiquité en 25 minutillos, con una preguntilla perdida por el medio que supe resolver bien (o eso creo), y luego, tras acabar, 3 preguntas más, una de las cuales se la cedí amablemente a Luis que me echó un capotazo. Aplauso, reverencia y a jalar que se hace tarde.
Durante la comida, poco que destacar; en unos 30 minutos terminos. Después un cafecito de lata con Luis y para el despacho porque a la 13:30 nos reuníamos para hablar del trabajo futuro. Así fue, a las 13:25, Watanabe me avisó, agarró una silla y la llevó hasta el despacho que ocupará Luis y Matsumoto (otro colega que trabaja directamente con nosotros, natural de Hokkaido que es la isla más norteña de Japón donde hay mucha nieve según me ha contado), y empezamos a debatir. Todo iba normal, demasiado normal, por lo que, por supuesto, algo tenía que pasar. En media conversación sonó el teléfono de Watanabe, lo cogió (mosi mos), y tras un breve intercambio de frases escuché una oración que acaba con: Hacobo-san ka, es decir, algo he hecho y ni me he enterao. Pues si, era una liada de las mías, porque llamaban desde el banco japonés diciendo que alguien, desde España había nviado una transferencia pero que, ALGUIEN la había cagado dando de número de cuenta y a poco acaba el dinero en casa de Cristo. Suerte de estar en un país de gente profesional y dispuesta, que rápidamente solucionaron el entuerto, rogándome que, por favor, tuviese un poquillo de cuidado con estas cosas, que con las cosas de comer no se juega. Tras eso y el cachondeo procedente, la reunión acabó y cada uno a su oficina.
Pues mañana, más, porque por alguna razón que desconozco, el jefe supremo del LHD me quiere conocer; bueno, la verdad es que más o menos sé por donde van los tiros, ya que soy el primer estudiante de doctorado extranjero que se deja caer por aquí según me dijo Watanabe (cosa que explica porqué todo dios me saca una media de 15 años de edad). También vendrá Luis, cosa que es de agradecer, para no estar solo ante el peligro.
Esta ha sido la batalla de hoy, ni pasa algo interasante aquí lo colgaré. Ah, una cosilla, este jueves no se trabaja que es fiesta japa (algo así como el día de los difuntos), y además el viernes fiesta porque un colega que lleva aquí 3 años se pira, el australiano también conocido en su casa como Michael, y también para festejar mi llegada (ya es la segunda vez que me lo dicen, así que o mucho me quieren o muchas ganas tienen de hacerme también la de despedida).
Adios, salud y república.

3 comentarios:

MIGUEL dijo...

A mi hay algo que me está mosqueando..... ¿por qué solo te quieren conocer todos los japoneses y ninguna japonesa? Jacobo, a ver si te están tomando como sarasa.... Así que pon pronto los puntos sobre las ies y empieza a tirar los trastos a alguna.

Por cierto, tengo algunas preguntillas:
- ¿se sigue allí mucho la Fórmula 1?
- ¿Puedes jugar al baloncesto por allí o son tan bajitos que ni lo intentan?

Saludos, llevo 2 días leyendo tu Megablog para ponerme al día.

alberto dijo...

Yo me pondría un poco nervioso con la presentación en inglés y de cómo va, porque no tengo mucha idea de inglés aunque cierta persona muy guapa me tiene que dar clases.
Tenemos que ir a Japón para que les enseñemos a jugar al baloncesto y darles una paliza. Jejejeje. Estuvo entretenido el día.
Al final te voy a pedir algo con los precios de allí se hace tentador.

deviriam borgoras dijo...

Hola a todos, ya he aprendido como responder a los comentarios, a partir de ahora intentaré contestaros.
Respecto a la Formula 1, echaron la carrera pero más tarde, por lo que me pilló desprevenid y solo pude ver las 110 últimas vueltas.
De baloncesto nada de nada, como mucho femenino. He mirado y alguna facultad tiene algo. Hay una liga pero hay más americanos que japoneses me parece a mí. El deporte nacional es el beisbol (también hay boleibol, soccer y rugbi).